La corrección de estilo: cómo pulir tu novela

Cómo corregir el estilo de tus textos y mejorarlos para su publicación

Estilo: s. m. 1. Modo, manera, forma de comportamiento. 2. Uso, práctica, costumbre, moda. 3. Manera de escribir o de hablar peculiar de un escritor o de un orador. 4. Carácter propio que da a sus obras un artista. 5. Conjunto de características que identifican la tendencia artística de una época, o de un género o de un autor. 6. Gusto, elegancia o distinción de una persona o cosa.

Fuente: DRAE

Hace poco hablé sobre los diferentes tipos de corrección de textos y prometí que hablaría más en profundidad de cada uno. Además, ayer en twitter hice una encuesta para saber de qué hablar en la entrada de hoy, y la opción ganadora fue la corrección de estilo. Así pues, hoy toca profundizar en este tema. En esta entrada hablaremos de qué es exactamente una corrección de estilo, el proceso a seguir para corregir el estilo de tu novela o relato, y la diferencia entre hacerlo tú mismo y una corrección de estilo profesional.

¿Para qué sirve la corrección de estilo?

De forma muy simplificada, podemos decir que la corrección de estilo te permite asegurarte de que el texto sea coherente y cohesionado y que cumpla el objetivo que se propone.  Sin embargo, esto no es tan sencillo como podría parecer. Una corrección de estilo en profundidad debe atender elementos tan diversos y dispares como la estructura, la puntuación, el tono, el ritmo, gramática y sintaxis, riqueza y adecuación léxica, etc., y a veces no es fácil saber por dónde empezar.

Personalmente, yo siempre recomiendo optar por una corrección de estilo profesional (¡hola!) si quieres publicar tu novela o relato. ¿Por qué? Hay muchas razones:

  • Como autor, nunca tienes suficiente objetividad sobre tu obra: siempre va a parecerte mucho mejor o mucho peor de lo que es en realidad. Yo, por ejemplo, soy extremadamente crítica con mi trabajo. La idea siempre es mejor en mi cabeza que en el papel. Pero alguien que no está en mi cabeza puede juzgar mi obra por lo que es, en lugar de compararla con un ideal que nunca existirá.
  • Precisamente porque el corrector no te lee la mente, también podrá decirte si la obra es comprensible y consigue transmitir lo que tú querías.
  • Además, un profesional puede detectar errores que tú no ves. Desde laísmos y comas asesinas hasta las diferencias entre sino y si no o aun y aún, pasando por párrafos demasiado largos, elementos sintácticos desordenados y mucho más.
  • Obviamente, una de las principales ventajas es que ganas tiempo que puedes invertir en otras cosas, ya sea para escribir otra historia o ver Avatar: The Last Airbender por enésima vez.
  • Por último, un buen corrector elaborará un informe de corrección donde detalla los cambios que ha hecho para que tú les des el visto bueno (porque, por supuesto, tú sigues teniendo pleno control sobre tu obra). Y este informe es una poderosa herramienta de aprendizaje para cualquier escritor, ya que te mostrará cuáles son tus principales debilidades. El informe de corrección no solo te permite pulir tu obra, sino también mejorar tus habilidades escritoriles de cara a futuros proyectos.

Dicho esto, también soy consciente de que acudir a un profesional no siempre es una opción. Así que, si quieres darle un primer repaso a tu historia, aquí tienes las claves de una buena corrección de estilo.

corrección de estilo

El proceso de corrección de estilo

Quiero dejar claro que no existe una técnica universal para corregir el estilo de un texto (ni para ninguna otra cosa, en realidad). Este es simplemente el método que yo sigo para revisar escritos y asegurarme de que todo está lo mejor posible. Te será útil si no sabes por dónde empezar, aunque siempre puedes adaptarlo a tus necesidades.

1. (Re)lectura crítica

Evidentemente, sin lectura no hay corrección. Sin embargo, no se trata de cualquier tipo de lectura; debes enfrentarte al texto con mentalidad de corrector. Algunos consejos:

  • Deja reposar la historia antes de corregirla. Un día, una semana, un mes… el tiempo que necesites para que se te pase la euforia de haberlo escrito y hayas podido olvidarte de los detalles. Solo así podrás juzgarla de la manera más objetiva posible.
  • Debes mantener la visión del conjunto. En esta primera lectura no se trata de ir a la caza y captura de erratas. Al contrario, hay que prestar atención al contenido y la estructura y asegurarte de que comprendes bien lo que sucede en el texto.
  • ¡No empieces a corregir todavía! La primera lectura sirve para hacerte una idea de los problemas del texto, y para eso necesitas una visión completa de la historia. (Aunque confieso que más de una vez se me escapan los dedos y corrijo las peores erratas en la primera pasada).

2. Reflexión

Ahora que tienes una idea general del texto, reflexiona sobre tu primera impresión. A mí me ayuda poner por escrito tanto los aspectos más positivos como los más negativos del texto, para tener claro qué es lo que quiero conservar y en qué tengo que fijarme especialmente. Más que un comentario exhaustivo, buscamos sensaciones generales, como un ritmo demasiado lento, demasiadas repeticiones, frases demasiado largas…

3. Criterios de corrección

Necesitas una base, una guía para decidir cómo debe ser el estilo de tu novela o relato. Para ello, es buena idea responder a una serie de preguntas que definan más o menos lo que estás buscando. Por ejemplo:

  • ¿Quién es la voz narrativa?
    No se trata solo de si es primera o tercera persona, pasado o presente; debes decidir si quieres que sea omnisciente, que siga solo a uno de los personajes o a varios, etc. Tener esto en mente te ayudará a asegurarte de que no se te cuelen escenas desde el punto de vista de Fulano en un capítulo narrado por Mengano, por ejemplo.
  • ¿Qué tono estás buscando?
    Esto está en parte relacionado con la voz narrativa, pero va más allá. ¿Quieres que tu historia sea graciosa e irónica, ambigua y confusa como si fuera un sueño, oscura y siniestra, melancólica…? El tono te ayudará a transmitir la sensación deseada al lector. Hablaremos de trucos para conseguir el tono que quieres en otro momento, pero por ahora basta con decir que es algo que debe estar presente en la narración, las descripciones e incluso los diálogos.
  • ¿Cuál es el ritmo de la historia?
    Simplificando mucho, las historias rápidas y ligeras suelen tener frases más bien cortas y mucho diálogo, mientras que hay historias más lentas, normalmente con descripciones más detalladas y momentos más extensos de narración. Recuerda que no hay un ritmo mejor que otro, sino que debes decidir cuál es el más adecuado para tu historia.
edita tu novela
  • ¿Quién va a leer esto?
    Me da un poco de miedo poner esta pregunta, porque habrá muchos que se quejen al grito de «¡Tienes que escribir para ti! ¡Escribe lo que te guste!» Algo con lo que, por supuesto, estoy totalmente de acuerdo. De hecho, soy de las que piensan que el primer borrador debería ser exclusivamente para ti, sin filtros de ningún tipo. Sin embargo, si quieres publicar o, al menos, que te lean, también es importante que tengas en cuenta a una especie de lector ideal cuando te pongas a corregir la historia. Esto es básico si, por ejemplo, escribes para un público infantil, pero va más allá de eso: también puede ayudarte a decidir si es mejor usar extranjerismos o traducciones, incluir descripciones detalladas o pasajes breves… En general, conocer a tu lector puede ayudarte a responder a las tres preguntas anteriores (y a muchas otras) con más seguridad.

4. Revisión y corrección

Ahora que lo tienes todo claro, es hora de ponerse a corregir. Pero, de nuevo, es importante mantener cierto orden. Personalmente, yo prefiero centrarme primero en elementos más relacionados con el contenido, como la voz narrativa, el tono y el ritmo. Una vez que estoy satisfecha con eso, paso a los aspectos más «superficiales», como errores sintácticos y gramaticales (frases incompletas, errores de concordancia y demás), puntuación, repeticiones y redundancias.

Estos son, para mí, los elementos básicos que necesitas para corregir el estilo de tu novela. Si tienes alguna duda o te gustaría saber más sobre este u otro tipo de corrección, o si tienes sugerencias para futuras entradas, puedes contármelo por twitter o en los comentarios.

Profe de ELE in the streets, correctora y escritora in the sheets. Amante del café y la literatura. Creo firmemente que la ficción supera a la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *