¿Escribir fanfiction para ser mejor escritor?

Por qué George R. R. Martin no tiene razón en lo que al fanfiction se refiere

Yo admiro mucho a George R. R. Martin. De verdad. Pero cada vez que leo una opinión suya sobre el fanfiction, me entran instintos asesinos. Y creo que no soy la única. Ayer puse en twitter algunas de las cosas que Martin ha dicho sobre el tema, extraídas al parecer de este artículo de The Sydney Morning Herald. Aquí está la traducción:

Martin comentó el tema del fan fiction, donde admiradores de sus extensos libros de Canción de hielo y fuego crean sus propias historias en su universo.
«Si solo coges mis personajes, es la opción perezosa», dijo. «Reconozco que es un acto de amor [pero] preferiría que inventaran sus propios personajes e historias en vez de simplemente tomar prestado mi mundo».
Martin dijo que no lee fanfiction, pero que ha oído opiniones negativas sobre su calidad.
«Estos personajes son reales para mí, he estado viviendo con ellos desde 1991», afirmó. «Sé lo que harían y lo que no pueden hacer, y algunos escritores de fanfiction se apropian de ellos y les hacen hacer cosas que para mí están salvajemente en contra de su personalidad».
Martin animó a los aspirantes a escritor a afrontar el reto de crear su propio mundo.

Fuente: smh.com.au Traducción propia

Para mí, lo único positivo de todo esto es la conversación que se generó ayer en twitter. Me alegró ver que no soy la única a la que cabrean las palabras de Martin:

¿Y a qué viene esto ahora?

Tal vez te preguntes por qué me ha dado por ponerme a hablar de fanfics a estas alturas. Al fin y al cabo, el odio de Martin por los fanfics es bastante conocido, y estas declaraciones ni siquiera son recientes (lo que no significa que haya cambiado de opinión; no hay más que ver sus consejos para escritores en las FAQ de su web: «No escribas en mi universo […]. Todo escritor necesita aprender a crear sus propios personajes, mundos y ambientaciones. Utilizar los mundos de otro es la salida fácil. Si no ejercitas esos ‘músculos literarios’, nunca los desarrollarás»).

escribir-fanfiction-AO3
Archive of Our Own

La respuesta es que no empecé esta entrada pensando en Martin, sino en Archive of Our Own (AO3 para los amigos), una plataforma sin ánimo de lucro y dirigida enteramente por voluntarios, donde miles de usuarios publican a diario fanfictions y otro tipo de obras fan inspiradas en libros, películas, series y otras creaciones culturales. Y es que, el pasado día 18, AO3 ganó el Premio Hugo en la categoría de mejor obra relacionada. Esto significa que se reconoció el trabajo no solo de los creadores y voluntarios que mantienen en pie la página, sino de todos los usuarios que publican, comparten y comentan sus creaciones, todo por amor al arte.

Se trata de una gran noticia, especialmente porque los autores de fics aún tienen (tenemos) que enfrentarse muchas veces a un cierto estigma y a la superioridad de aquellos que ven el fanfiction como una pérdida de tiempo o incluso como algo vergonzoso e inmoral. (Esta gente generalmente son hombres blancos cishetero, pero de eso hablaremos en otra ocasión).

Así que fue esto lo que me hizo recordar las palabras de Martin y me dio la idea de escribir una entrada sobre por qué escribir fanfiction no solo no es malo, sino que es aconsejable para desarrollar tus habilidades de escritura.

¿Se puede mejorar como escritor escribiendo fanfiction?

Antes de empezar, dos avisos. El primero: si no tienes interés en escribir fanfiction, no hace falta que lo hagas. Evidentemente, escribir tus propias obras es lo único que necesitas para mejorar. El segundo: escribir fanfics puramente por diversión, sin pretensión de ser escritor (e incluso sin preocuparte por la calidad de lo que escribes) es perfectamente válido también. Esta entrada está dirigida a aquellos que, como yo, disfrutan escribiendo fanfics pero también se dedican a escribir historias propias.

Bueno, y un tercer aviso: no me voy a meter a hablar sobre la «moralidad» de escribir fanfiction. Martin se queja de que los fans escriban sin su «consentimiento». Solo diré que parece que desconoce el concepto de la muerte del autor, pero ese es un tema para otra entrada, que no me quiero alargar todavía más.

Entonces, ¿escribir fanfiction puede ayudarte a escribir mejor? Rotundamente, sí, y hablo desde la experiencia.

Lo que puedes aprender escribiendo fanfiction

Escribir es divertido

Todos hemos tenido o tendremos alguna vez el famoso bloqueo del escritor. A veces es simplemente por falta de inspiración o de ánimo, otras es porque te has forzado demasiado y acabas quemada (servidora os saluda), o tal vez se deba a una crítica negativa o un rechazo editorial particularmente doloroso. Sea cual sea la razón, a veces te quedas sin ideas, sin ganas o sin confianza en tus capacidades escritoriles. En estos casos, escribir fanfiction puede devolverte el amor y la pasión por la escritura.

Cuando escribes fanfiction, desaparece la presión (a veces inconsciente) de conseguir algo «publicable». Escribes simplemente para pasártelo bien, ya sea haciendo sufrir a los personajes, dándoles un arco más satisfactorio, o simplemente divirtiéndote con tropos (compañeros de piso, high school AU, enemigos-a-amantes…) que no serán el colmo de la originalidad, pero te permiten volver a disfrutar de la escritura. En más de una ocasión, los fics me han recordado lo emocionante que puede llegar a ser escribir y lo mucho que puedo llegar a involucrarme en una historia.

Lo que te atrapa de una historia

Por regla general, escribimos fics partiendo de lo que nos gusta, ya sean unos personajes, una ambientación o incluso una escena. En cualquier caso, tiene que ser algo lo bastante poderoso como para hacernos querer escribir sobre ello. Por lo tanto, plantearte por qué escribes determinados fics puede ser un buen ejercicio de reflexión para averiguar lo que te motiva a escribir una historia y aplicarlo a las tuyas propias.

escribir-fanfic-loki

Antes de que nadie se alarme: no estoy hablando de «coge a X personaje de tu serie favorita, cámbiale el nombre y ya». Pero piensa por qué te gusta ese personaje (o determinada trama o escena), por qué te da feelings escribirlo, y eso puede ayudarte a estar más cerca de que tus propios personajes te den feelings. Por ejemplo, yo he escrito y/o quiero escribir fics sobre: Tony Stark, Loki, Regina Mills (Once Upon a Time), Zuko (Avatar: The Last Airbender)… ¿Veis por dónde voy? Tengo una preocupante debilidad por personajes con padres ausentes o directamente crueles, como consecuencia de lo cual se vuelven malos o al menos moralmente cuestionables, pero que tienen posibilidad de redimirse a través de un buen arco de personaje. (Posibilidad, ojo. No estoy diciendo que se rediman sí o sí, pero la opción está ahí). Y me ENCANTA que sufran intentando tomar buenas decisiones o arrepintiéndose de cosas que han hecho.

¿Significa esto que voy a plantar una copia de Loki o a Tony Stark en mi próxima historia? Para nada. Ahora bien, ¿puedo inspirarme en lo que me empuja a escribir sobre ellos para escribir personajes moralmente complejos, probablemente con una infancia problemática? Desde luego. ¿Voy a disfrutar regodeándome en sus errores y haciéndolos sufrir en el camino a la redención? Por descontado.

Todo es práctica

Que no estés usando tus propios personajes o tu propio universo no significa que no estés escribiendo. Es más, me atrevería a decir que, en algunos casos, conseguir ser fiel a la personalidad de alguien que no has creado tú, ser capaz de mantener su estilo en los diálogos, conservar elementos de un worldbuilding ajeno… puede llegar a ser más complicado que partir de algo tuyo. Pero, incluso aunque sea más fácil, sigue siendo práctica. Repito: estás escribiendo.

Lo que quiero decir es que al escribir fanfics también se aprende. Como mínimo, adquieres hábito de escribir. Y es que, aunque lo hagas todo mal, como poquísimo te estás sentando delante del ordenador (o, en mi caso, de la libreta) y estás escribiendo. Que es más de lo que pueden decir muchos (cofcofmartinsacaellibroyacofcof). Pero además, en la mayoría de los casos, aprendes a narrar, a sacar adelante una trama, a escribir escenas llenas de emociones desbordadas, a transmitir los sentimientos de los personajes, a arreglar agujeros de la trama (a veces tuyos, a veces de la obra original)… En resumen, aprendes a escribir mejor.

Interactuar con la comunidad

No solo de escribir vive el escritor. Por mucho que nos apasiones escribir, por mucho que sepamos que estamos creando una obra maestra (dijo ningún escritor nunca), a veces también necesitamos que otros nos digan cosas bonitas sobre lo que escribimos. O cosas no tan bonitas pero ciertas. En otras palabras, feedback.

¿Te gusta? ¿Seguro? ¿Eh? ¿Eh?

¿El problema? Si todavía no has publicado o estás empezando, tu público va a ser limitado. Y siento ser yo quien te lo diga, pero tu madre no es una crítica objetiva.

¿Y qué pinta el fanfiction en todo esto? Fácil: te da un público mucho más amplio. Estás escribiendo sobre personajes que ya tienen un fandom establecido, por pequeño que sea. Si publicas en plataformas como AO3 o fanfiction.net, habrá gente que quiere leer sobre ellos. Algunos incluso te dejarán comentarios. En resumen, podrás interactuar con una comunidad, compartir vuestra mutua apreciación por la obra que amáis (o sea, fangirlear), y te dirán lo que les gusta de tu obra y lo que no. Gratis. Créeme: recibir una buena reseña te alegra el día, te limpia el cutis, mejora la circulación y elimina las arrugas. Ah, sí, y te anima a seguir escribiendo.

Lo que he aprendido yo

A diferencia de lo anterior, esto es un poco más personal y puede que solo sea aplicable a mí, pero también es posible que coincidas conmigo. En cualquier caso, no quería terminar la entrada sin contarlo, aunque procuraré no extenderme mucho más.

  • Escribir fanfiction me ha demostrado que puedo escribir mucho. De hecho, me avergüenza un poco admitirlo, pero mi historia más larga hasta la fecha es un fanfic AU de Once Upon a Time que ocupa más de 100000 palabras. Aproximadamente lo mismo que Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Después de haber abandonado varias novelas, darme cuenta de que había sido capaz de terminar esto me devolvió la confianza en mi capacidad para ser escritora.
  • Esto es un dato un poco aleatorio, pero gracias al fanfiction he aprendido a escribir en inglés. Veo las series y películas en ingles, y la mayoría de fanfics que leía estaban también en inglés. Como consecuencia, los personajes hablaban en inglés en mi cabeza, así que un día me lancé a intentar escribirlos en inglés. Ahora releo ese primer fic y me dan ganas de arrancarme los ojos, pero eh, ¿el fic de 100k palabras que mencióné antes? Todo en inglés. Lo que no consiga el frikismo…
  • Los fics también me han ayudado a encontrar mi propio estilo de escritura. A base de experimentar con diferentes tiempos, narradores y estructuras, he ido descubriendo lo que me funciona mejor. Por alguna razón, en mis propias historias me cuesta más salir de mi zona de confort, pero en los fics me atrevo más fácilmente, y eso se acaba reflejando en toda mi escritura.
  • En contraste con lo anterior, escribir fanfiction también me ha ayudado a darme cuenta de que, si algo no gusta, no es el fin del mundo. Nunca he tenido críticas desagradables, que yo recuerde, pero a veces la falta de comentarios, favoritos o kudos es muy elocuente. Mi primer fic apenas obtuvo feedback (porque era muy malo), pero descubrí que me daba (casi) igual: yo me lo había pasado genial escribiéndolo y dejando salir todos los feelings, y con eso me bastaba (por el momento). Y al contrario, ha habido fics que a mí no me parecían especialmente buenos pero han tenido una acogida mucho mejor de lo que esperaba. Los comentarios de la gente me animaron a seguir y a no ser excesivamente crítica con lo que hago. Y es que eso sigue siendo lo más importante a la hora de escribir fanfiction: disfrutarlo.

¿Escribes fanfiction? ¿Estás de acuerdo con las ventajas que he mencionado, o crees que Martin tiene razón? Como siempre, estaré encantada de debatirlo en los comentarios o por twitter.

Profe de ELE in the streets, correctora y escritora in the sheets. Amante del café y la literatura. Creo firmemente que la ficción supera a la realidad.

Un Comentario

  • Elena

    Estoy de acuerdo con que escribir fanfiction es más fácil que escribir ficción original (o, al menos, a mí me resulta más fácil), porque si una obra me gusta tanto como para leer o escribir fics es porque /conozco/ muy bien a los personajes, y por tanto sé exactamente qué dirían o harían en tal o cual situación, mientras que si son /mis/ personajes tengo que conocerlos primero, esbozarlos, darles una personalidad y dejarlos que interactúen con su mundo /antes/ de estar contenta con el resultado.
    Pero me encanta leer tanto fics como obras originales y, en ocasiones, creo que algunos fics superan a la ficción original; al mismo tiempo, creo que hay clichés que funcionan en los fics que me chirriarían excesivamente en la ficción original (ejem, there was only one bed, Ken Follett I’m looking at you).
    Total, que pienso seguir leyendo fics y no por ello dejo de apreciar el esfuerzo de la ficción original, y sigo creyendo que la opinión de Martin no se ajusta del todo a la realidad del fenómeno fandom de hoy en día. ¡Gran artículo! ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *